68.2017/10

Fanzine opaco que vibra

Odiable

A veces los astros se conjugan
y todo lo odiable
se junta en un mismo bar.

Los tíos son chuloputas de gimnasio.
«También hay gente normal»,
te dirán.
Pero cuando lo «normal»
es algo completamente ajeno a ti
entiendes que eres un anormal
en el planeta mierda.
Un extraterrestre.
La peste en una gala de teledonosti.

Entonces ellos son chuloputas
o maderos
o maderos-chuloputas,
que es como decir
que la lluvia moja.
Y ellas son las tronistas
o aspirantes a tronistas
o a cantinera del alarde tradicional
o un trofeo por el que luchar
en el fervor de los vasos.
Sé que no merece ni medio poema
ni un hilvanar de penas
pero
la
conversación
cae
en el ácido sulfúrico
y se deforma.
Una polla busca el frote.
Un culo sentirse especial.
Un puto asco.

No queda nada
cuando todo es un mismo bar
donde lo más transgresor
es Melendi.

Y te duele la espalda
y el corazón
y la razón
y el paladar
y la raza humana en general.

Pages