68.2017/10

Fanzine opaco que vibra

Postilla en el corazón

—A ver, yo venía a ver al hombre que se traga a si mismo.
—No… aquí no es… aquí fue.
—¿Él fue?
—Bueno… realmente… no… no fue… hubo sido.
—Ah… vale… entiendo… entonces… ¿lloro?
—Si te duele, sí.
—¿Te duele si él lloró?
—Realmente sí… hipotéticamente no… cimbreantemente quizás.
—Perdón… no entiendo que es cimbreante.
—Cimbreante es flexible… a veces variable.
—Entonces no es de confianza, ¿no?
—Solo cuando quiere serlo.
—¿Y querrá serlo solo hoy?
—Pues habrá que preguntarle.
—¿Qué habrá?
—¡Que abra!

Le abrieron
y luego
quirúrgicamente le cerraron
de ahí la herida
la postilla
de ahí
de aquí (puño en el pecho).
Fin.

Pages