68.2017/10

Fanzine opaco que vibra

¿Cómo podría convenceros?

¿Cómo podría convenceros...?
Yo, que no he participado en ninguna guerra,
ni he perdido a mis seres queridos.

Yo, que no conozco el hambre,
ni he matado a nadie,
que no sé lo que es la necesidad,
pero sí el aburrimiento.

Yo, que no he sido golpeado
ni torturado, ni preso,
ni maniatado, ni forzado,
que no conozco la violencia,
más allá de la caja tonta.

Yo, los paisajes de mi mente
hechos de novelas,
mi vida cómoda y sin sobresaltos,
entusiasta, pero nunca apasionado,
soñador, nunca hombre de acción.

Yo, que no conozco la enfermedad,
ni la desesperación ni la pobreza...

Yo, que he sido hijo
y nieto y bisnieto,
pero nunca padre
ni maestro ni discípulo.

Yo, que nunca he sido deportado
ni juzgado, ciudadano privilegiado,
bien alimentado, criado y educado.

Yo, que nunca he tocado la trascendencia
con la punta de mis dedos...

¿Cómo podría yo convenceros?

De que dentro de mi cuerpo ordenado que no conoce fealdad o deformidad,
late un corazón roto, rasgado
por un sufrimiento trivial que lo carcome,
sin razón aparente, pero intenso,
punzante y doloroso, como si lo estuvieran
abriendo en canal y apretando las mitades para vaciarlas y aplastarlas...

¿Cómo podría yo convenceros?

Vano es intentarlo.