68.2017/10

Fanzine opaco que vibra

Hoy

Hoy paseé las calles
lentamente.

El cemento bajo mis pies estaba duro.
Las farolas de las aceras daban frío.
La espuma blanca del mar
relucía un poco pálida.

Poco a poco el horizonte se ha ido anocheciendo
en la hora de los búhos y luciérnagas,
de las fantásticas amigas de lo oscuro,
en esa hora que tanto me gusta
-normalmente-.

Hoy paseé las calles,
demasiado rectas,
lentamente,
los ecos del silencio en mis oídos.

Y he caído en la cuenta
-sólo entonces-
de que el frío,
la dureza,
la pálida blancura de las olas,
todo eso,

era porque no estás.

Pages