68.2017/10

Fanzine opaco que vibra

Última llamada

Esperen, no arranquen todavía.

Detengan el avión, el tren, el coche, la moto, lo que sea que tenga que arrancar. No se vayan, que falto yo. Faltamos dos. Faltamos yo y mi otro yo. Nos hemos separado en algún momento, en alguna esquina, en algún lugar. No sé donde. Había mucha gente. Estaban ellos y sus otros ellos. Todos llevában maletas de cuero marrones como las nuestras. Todos con gabardinas grises como las nuestras. Todos con paraguas negros como los nuestros. Las caras de todos los que estaban allí eran las caras de mi otro yo. Iguales a la mía. Todos eran iguales que yo. Éramos dos y pronto éramos mil. Pero al salir ya no éramos más un número par. Era yo un primo impar. Era yo con dos maletas. Mírenlas, aquí están. Les juro que les digo la verdad, que falta mi otro yo.

Esperen, no arranquen todavía. Apaguen el motor, desconecten la batería, recojan el retrovisor.

Faltamos dos.

Esperen. Vamos a llegar.

Pages