68.2017/10

Fanzine opaco que vibra

Mitología

Si llamara a un exorcista
le saldría otra cabeza a mi demonio
y si trato de mirarle a los ojos
puede que la cabeza se me quede girada.

Se escapa de mis palabras y de mi pensamiento
se acopla a mi cuerpo
y lo mueve en un baile seductor
que me adormece
que confunde mi carne y su materia onírica.

Es un olor rancio que embriaga
de algo conocido que debió enterrarse
pero no hay tumba que no atraviese
ni anhelo que no ose profanar
si la vigilancia se despista.

Cómo se exorciza un mito
disfrazado de ser inofensivo y complaciente.
Yo le canto para que se aleje,
pero a veces su nombre se difumina
y con cara bondadosa me tapa la boca.

Pages