68.2017/10

Fanzine opaco que vibra

Las burbujas del cava

Nos entregábamos al deseo
al deseo en los ojos de otro
incluso a un resquicio de ambición
por poseernos.

Nos poníamos en sus manos
y teníamos la habilidad
de no sentir asco
y ¿por qué tenerlo?

Eso era el amor,
nos habían dicho (aunque habrán de negarlo una y otra vez),
eso es el deseo de una mujer
y la mejor dicha posible.

Nos abismábamos en sus vacíos
y delirábamos llenarlos con los nuestros
y sentirnos colmadas
en nuestra ingenua candidez perversa.

Y ahora veo acercarse la navidad, familiar,
con sus anuncios de adultas-niñas servidas en copa
y sus canciones siniestras que auguran esclavitudes infinitas
y corro en dirección opuesta.

Pages