69.2018/04

Fanzine pan y dime tonto

INTERVJUO DE LABORO

La vida no me sonríe, cuando mejor y mas asentado estaba, un maldito ERE cayo sobre mi cabeza, aplastándome como a un gusano. Pormi cabeza pasaron muchas cosas. ¿Quemar la empresa?, uff, demasiado heavy y con consecuencias terroríficas. ¿Pincharle las ruedas al coche del jefe? uff, ¿y si me ven?, soy un cagado, un obrero cagado, lleno de mierda hasta el cuello, con dos hijos que comen como limas y una mujer que me odia mas que un nazi a un judio.

Llevo cuatro largos meses buscando trabajo incesantemente, envio de currículums a lo metralleta: Lanbide, Infojobs, Infomierda... todo lo que se os pueda ocurrir para encontrar un trabajo de mierda con un sueldo de mierda.

¡Eureka!, una llamada de teléfono, una cita para una entrevista de trabajo, mi gran oportunidad. Pasé la tarde entera preparándome para la entrevista, imaginando diferentes formas de superarla, ensayando ante el espejo. Era el gran día, mi gran oportunidad de dar un vuelco a mi vida.

Aquella mañana me levanté con dolor de cabeza. Maldición, un terrible dolor de garganta, unas flemas tóxicas y escalofríos para rematar. Ducha torturadora, camisa limpia, arranco el coche y me armo de valor. Ya estaba casi llegando, el semáforo se puso en rojo, una tos de cabra vieja me ataca, una flema se me sube a la boca y sin pensarlo, ¡zas!, lanzo un gargajo de camello sediento por la ventanilla, escucho un quejido, una chica joven que iba de copiloto ha recibido el impacto en plena jeta, semáforo verde, arranco y huyo como una gacela.

Después de esperar casi media hora en una sala de espera junto a otros cinco aspirantes, llega mi turno, entro, es la chica joven del japo, acabo de escupir certeramente en la diana de mi futuro. Fekaĵo de vivo!