68.2017/10

Fanzine opaco que vibra

Juego, set y partido

La otra noche bajé al parque
donde solíamos citarnos.

Seguía todo allí:
la charca con los sapos, los bancos húmedos,
la fuente rota, la estatua que mea, la penumbra.

Por un momento pensé
que tú también ibas a bajar al parque
donde solíamos citarnos.

Fui hasta el fondo.
Había una pareja
besándose
que me ignoró.

Me senté en un banco
incómodo
sintiendo que aquel lugar ya no era mi lugar.

Ni siquiera fumé.
Simplemente, derrotado,
me marché
dejando atrás el parque
donde solíamos citarnos.

Pages