68.2017/10

Fanzine opaco que vibra

Caca

De niño, le pillaron jugueteando con un cartón de tabaco. Cogió un cigarro y se lo llevó a la boca, para después imitar el exhalar del humo de un fumador. Su madre, alarmada, con una mano le pegó un cachete mientras que con la otra le arrancaba el cigarro de sus manos al grito de no toques eso, eso es caca.

Salió de la habitación sin comprender muy bien qué había pasado. Al volver a intentar aclararlo, se encontró con su madre fumándose el bien que le había arrebatado. Salió aún más confundido de lo que entró.

De mayor, le pillaron jugueteando con sus derechos. Cogía e imitaba ser un europeo medio, con el sueldo y posición acorde. Bruselas, alarmada, con una mano le pegó un cachete mientras con la otra le arrancaba los derechos de sus manos al grito de no hagas eso, austeridad.

Salió de la habitación sin comprender muy bien qué había pasado. Al volverse a intentar aclararlo, se encontró con Bruselas fumándose el bien que le habían arrebatado junto a su séquito, chóferes, fondos de pensiones vitalicias y privadas y la tranquilidad que les da vivir en una realidad distinta a la que legislan.

Pages